Los mejores hábitos alimenticios para personas que sufren de migrañas

La migraña es una de esas enfermedades que, de tan comunes que son en la población, casi pasan desapercibidas. Y es que más de cinco millones de personas sufren de migrañas en España, de las cuales en un 70% representan una discapacidad grave. Por su parte, la OMS ha catalogado las migrañas como la sexta enfermedad más incapacitante del mundo.

A raíz de la publicación de diversos artículos en Internet en los que se afirma que ingerir determinados alimentos como el chocolate o la cafeína puede empeorar las migrañas que sufren, no extraña que muchos de los afectados por esta enfermedad hayan recurrido a cambios en su alimentación en busca de una solución a su problema.

No obstante, Germán Latorre, vocal del Grupo de Estudios de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología, aclara en este sentido que hay mucha paja en torno a estas afirmaciones: “La mayoría de cosas que hay publicadas al respecto de dieta y migrañas son un poco ‘mitológicas’. Hay bastante paja al respecto. La realidad es que hay un porcentaje pequeño de pacientes cuyas crisis de migraña tienen un desencadenante alimenticio; esto es, que al consumir un determinado alimento tienen una crisis. Esto ha hecho que algunos alimentos se hayan catapultado a la fama de la migraña, quizá injustamente, porque si uno mira los estudios que hay, el porcentaje real de pacientes a los que les sucede esto es muy bajo, ronda el 5%”.

Hay en realidad diversos factores que pueden desencadenar episodios de migrañas, y la alimentación es sólo uno de ellos (y ni siquiera es el más común), como son los hormonales, los ambientales (estímulos visuales, cambios atmosféricos o determinados olores), el estrés, la falta de sueño o la ingesta de determinados medicamentos.

En lo que sí coincide el Doctor Latorre con otros especialistas que han publicado artículos al respecto en la web es en que hay dos factores relacionados con la alimentación que pueden provocar migrañas o cronificar esta enfermedad si ya se tiene: los ayunos y el sobrepeso. O lo que es lo mismo, dejar pasar demasiado tiempo entre una comida y otra es tan malo como el exceso de peso corporal.

De modo que aquellos que hayan pensado en dejar de comer chocolate o beber café con el objetivo de reducir sus migrañas pueden estar tranquilos. No es necesario cortar de raíz con ambos, sino simplemente moderar su consumo. No ocurre así, sin embargo, con el alcohol, que según el Doctor Latorre es “el factor nutricional (lo llamaremos así, ya que no es exactamente un alimento) desencadenante más claramente relacionado con las migrañas, y dentro de este grupo parece que el vino tinto es el más asociado en la mayor parte de pacientes. Como recomendación, habría que tratar de evitar el consumo de alcohol, cosa que también sirve para la población general”.

Categories : Sin categoría