La historia del pintxo, referente de la gastronomía española en todo el mundo

Los pintxos, protagonistas absolutos de Lizarrán, surgieron como respuesta del País Vasco a las tapas españolas. Tradicionalmente, son pequeños trozos de pan, cubiertos con varios ingredientes tradicionales, como un queso local con higos, jamón con pimientos verdes fritos, croquetas de bacalao o tortillas de tortilla española. Pero en realidad, como descubrimos poco después, podían ser cubiertos con cualquier tipo de ingredientes, en cualquier número de combinaciones.

En España se habían servido pequeñas porciones de comida con bebida durante siglos, incluso hasta en el siglo XII, aunque no fue hasta el siglo XIX cuando se hizo común en los bares.

Primero vinieron las tapas

Las tapas en realidad se inventaron antes que los pintxos, y surgieron porque la gente colocaba pequeños trozos de pan encima de sus bebidas para alejar de ellas a las moscas y otros insectos. Esto se hizo aún más popular cuando el rey Alfonso XIII de España (en el trono desde 1886 hasta 1931) visitó la ciudad de Cádiz y el barman colocó una “tapa” en su bebida. Le gustó tanto que pronto se convirtió en una tendencia nacional.

Y luego los pintxos, originados en San Sebastián

La tendencia alcanzó el País Vasco en la década de 1930, especialmente en la capital gourmet de España – San Sebastián – cuando se produjo la invención de los pintxos. No contentos con las limitaciones de las tapas ordinarias, algunos bares de la ciudad comenzaron a crear porciones en miniatura de sus platos y a mostrarlos a lo largo de la barra, de modo que los clientes pudieran cogerlos por sí mismos.

Además, para hacerlo más fácil y cómodo para sus clientes, los pintxos se acompañaron de palos de madera para cócteles. Durante la década de 1940, la tendencia se extendió a otras ciudades vascas como Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Pamplona.

Los pintxos en Lizarrán

Hoy en día los pintxos han evolucionado mucho a nivel gastronómico, y una buena prueba de ello es la increíble variedad de combinaciones y sabores posibles que ofrecemos en Lizarrán. Más de 200 posibilidades conforman nuestra carta de pintxos, que se elaboran acorde a las técnicas más tradicionales utilizando ingredientes frescos y de calidad.

Así que la próxima vez que vengas a uno de nuestros restaurantes, ¡recuerda la historia del pintxo! Esa pequeña porción de excelencia gastronómica que ha conseguido abrirse paso hasta lo más profundo de nuestro corazón, y de nuestro estómago.

Categories : Sin categoría