Cómo se cierra correctamente una fajita, explicado por los profesionales de Cantina Mariachi

Las fajitas, el plato más popular de Cantina Mariachi, siempre han entrañado un dilema de compleja solución para la mayoría de nosotros. Y es que todos hemos tenido que luchar en alguna ocasión con nuestra tortita para conseguir cerrar la envoltura sin perder el control de los ingredientes que hemos colocado dentro.

Por esta razón, los profesionales de Cantina Mariachi tienen hoy el objetivo de explicarnos cómo cerrar correctamente una fajita. ¡Así la próxima vez que vengas a cualquiera de nuestros restaurantes podrás disfrutar al máximo de este sabroso y suculento plato!

Comienza con una tortita de harina grande

Aunque este paso ya vendrá hecho cuando acudas a Cantina Mariachi, nos gustaría dejar claras un par de cuestiones por si acaso algún día te planteas hacer fajitas en casa. La tortita de harina ideal tiene un mínimo de 10 pulgadas de diámetro, ya que si es más pequeña te costará mucho envolver el relleno.

Además, asegúrate de que la tortita esté caliente en el momento en que vayas a usarla, porque de esa forma será más maleable (y no se romperá mientras intentas envolver el relleno o al comértela). Si salen directamente del paquete o de la nevera, caliéntalas rápidamente en el microondas o en una sartén seca sin aceite antes de usarlas.

Extiende las salsas y el relleno

Las salsas siempre van a gusto del consumidor, y puedes sentirte totalmente libre de extenderlas a largo y ancho de tu fajita. ¡Sólo ten cuidado con no echar más picante del que puedas manejar cómodamente! Pero en cuanto al relleno, la mejor regla que podemos indicarte es que eches menos de lo que creas que necesitas en una fila, dejando más de la mitad de la tortita libre en la parte superior y un par de pulgadas libres a cada lado.

Y la parte más importante, el cierre

Con tu relleno preparado, dobla los lados casi lo suficiente para que se toquen, pero con una pulgada de separación más o menos entre ellos (sí, tranquilo, somos conscientes de que parte del relleno no queda tapado del todo).

Ahora, mantén esas solapas laterales hacia dentro mientras usas tus pulgares para levantar la solapa inferior y tira de ella para envolver los laterales, rodando la fajita una o dos veces más según sea necesario hasta que quede completamente asegurada.

No te preocupes si las primeras veces te cuesta un poco cogerle el truco, ¡casi todo en esta vida es cuestión de práctica! ¿A que te han entrado ganas de venir a Cantina Mariachi a poner la teoría en práctica?

Categories : Sin categoría